¡¡ GRACIAS MATILDE …!!

gratitud.
(Del lat. gratitūdo).
1. f. Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera.

campac3b1a-uso-palabras-magicas-perdon-por-favor-y-gracias-yecla-ofertas-top-humor-en-redes-sociales-hoy

Si bien, a todos, nos enseñaron a usar esas tres palabras mágicas, creo que, al menos muchos de nuestra generación no aprendimos a usarlas en nuestro círculo más íntimo, en nuestra casa, con nuestros seres más queridos, tal vez hemos vivido en la creencia de que el trato que recibimos es fruto de una “obligación” de ese ser hacia nosotros, fruto de su afecto hacia nosotros, nos hemos sentido tan centro del universo que nunca o raras veces usamos esas mágicas palabras hacia los que nos rodean, … como en todo¡hay excepciones!

Hoy me encuentro de vacaciones, estamos cerca de la familia, y me siento ¿obligado?, en la necesidad de escribir estas reflexiones, un tanto tímidas pero desde el cariño hacia una persona a la que debo la vida y muchas cosas más, una de las más fuertes que he conocido y a la que empiezo a conocer después de casi 60 años… y que muy pocas veces, quizá por la distancia, quizá por otras circunstancias, tuve la oportunidad de darle las gracias… hoy me apetece y que mejor espacio que este… ¡¡ gracias Matilde !! a veces le llamo por su nombre de pila, una forma de “acercarme”

Ella nació y al poco, guerra civil, post-guerra, hambre, ya estaba trabajando, nunca tuvo ni tiempo de ir a la escuela, toda su vida fue trabajo, trabajo duro de campo, trabajos de hombre, trabajos de bestias… nunca se amilanó ante nada, junto con mi padre anduvieron por cortijos, por las faenas, siegas… cuando tocó la emigración de mi padre, ella asumió la tarea del campo, la casa, educar a los hijos, atender a los mayores… eso la hizo a veces algo distante, no le daba tiempo a muchas “zalamerías”, la actividad era constante, luego dejamos el pueblo, se agarró a las cazuelas de la cocina del internado, los veranos a los chiringuitos de la playa, a cuidar mayores… ¿alguien da más? todo su objetivo era que sus hijos estudiaran y fueran en la vida algo más que ella… pocos lujos disfruta… un rato de playa y buenas caminatas la hacen feliz…

Ahora, esta mujer de “hierro” la que costaba acompañar andando, o en cualquier faena del campo… empieza a necesitar atención, que los demás la cuiden, se quiere resistir, no da su brazo a torcer fácilmente… es momento de recordar esos refranes muy oportunos al momento, a la conversación, fruto de esa sabiduría innata, la que enseña la vida a los que están atentos… su doble papel de padre y madre “quien te quiera bien te hará llorar” me decía en tono poco amigable, yo fui un crío, adolescente muy “complicado” al que no me podían dejar banduendo, al contrario, había que “atarme corto”, aún recuerdo algunas de sus “lecciones” una en especial: cumpli 12 años poniendo pinos en Sierra Nevada, jornal 100 pts, para que supiera lo que era trabajar, era un estudiante bastante “vaguete”, cierto, creo que aprendí una cosa por encima de otras ¡no hacerle asco al trabajo, sea cual sea! y conociendo el trabajo duro en lo físico, me ayudó a buscar otras alternativas más livianas y relacionadas con lo intelectual (a veces también duro o más…)

La historia, si entramos en detalles, es larga… simplemente me apetece decir GRACIAS MATILDE…

¿SON IMPORTANTES LOS PEQUEÑOS DETALLES? micromagnagement

Ayer, mientras después de hablar de “postureo” me acordé de otro término relacionado con la raíz, postura, y que quiero llamar “tomar postura”, definirme, dar a conocer lo que uno piensa al respecto de temas relevantes y que nos afectan… no se trata de estar siempre diciendo lo que la otra persona quiere oir, a veces son posturas que resultan encontradas, quedar siempre bien, además de complicado es insano para nuestra propia salud mental.. decía de ayer… me llegó un comentario de ¿alguien? “mirar en Internet, copia y pegar sabemos todos”, cosa de la que discrepo bastante, recuerdo un profesor que me dijo que las cosas no han de aprenderse de memoria, pero si hay que saber donde encontrarlas y usarlas en el momento necesario y adecuado… a lo que podríamos añadir el “saber usarlas”, Internet además de sus múltiples ventajas nos ha donado tal cantidad de información que ya hemos inventado el término INFOXICACIÓN, de cualquier cosa encontramos en Google ¡¡ millones de entradas !! ¿copiar, pegar? si que es una ventaja, pero ahora viene el PEQUEÑO DETALLE (no es este el pequeño detalle al que me voy a referir) que hace que ese acto seamos capaces de añadirle algún valor: seleccionar la información, ubicarla en el contexto, “cocinarla” mezclando los contenidos y todo ello sin perder de vista el objetivo de a dónde vamos a dirigirla, nuestro público…

Por mi trayectoria profesional, soy algo veterano, por haberme movido en un tipo de empresa “pyme” y además por una curiosidad que raya lo enfermizo, me ha gustado saber de todo, ser multipuesto y a veces multitarea… “aprendiz de todo y maestro de nada” , eso ha hecho acumular cierta experiencia que a veces ayuda y otras no tanto, pero si que esa curiosidad de la que “presumo” me ha posicionado en vanguardia, solo quiero conocer cosas nuevas y me lleva a ser intransigente con los más jóvenes a los que veo algo acomodados ¡con la que está cayendo! ¿la formación? … pocas ganas, incluso sea necesaria para mantener tu puesto… mil y una excusas, justificaciones, algunas esperpénticas.. bueno, dejaré de “atacar” porque cuando criticamos a otros en el trasfondo, lo que hacemos es darnos bombo, importancia a nosotros mismos, pecamos, incluso de pedantes y de poco humildes… eso del rey tuerto en el pais de los ciegos, ¡otro pequeño detalle!

Ha llegado un artículo de José Miguel Bolivar, consultor artesano como el se define y experto en productividad personal que me ha inspirado este contenido y que se refiere al MICROMANAGEMENT y sus actores los “micromanager”
“El micromanager es uno de los especímenes de manager o gestor más frecuente en nuestras organizaciones. Se caracteriza por su particular habilidad para ignorar lo relevante y centrar casi toda su atención en los detalles más absurdos. Verlos en acción y recordar la frase «los árboles no dejan ver el bosque» es todo uno, ya que su falta de perspectiva y visión estratégica es acusada.”

A veces, a unos más y a otros menos, nos pasa que nos cuesta definir con claridad y concreción un «qué» y nos perdemos fácilmente en los «cómo», aún no le hemos dicho a nustros colaboradores el objetivo, el destino de lo que le estamos pidiendo y nos enfrascamos en los PEQUEÑOS DETALLES, tales como herramienta, fuente de los datos, si has de sacar una excel, o un power point con una letra determinada, los rótulos emergentes y bla, bla… en definitiva una pérdida de tiempo… y nadie explicó la razón del informe, ni que pretendemos conocer con el mismo… se hace y a veces, nada más se supo ¿o no era tan importante?

Cuando nos posicionamos en el “pequeño detalle” y sin saber si lo hacemos de manera automática, o por falta de confianza o por no se que razones, el practicar el micromanagement nos lleva a habitar paradigma del control, en lugar de managers nos situamos en posiciones de controladores y supervisores, situación que se puede “enriquecer” si todos somos fieles obedientes de las “órdenes” recibidas de la superioridad,
Llegados a ese momento, la innovación, el cambio tiene una gran resistencia, es muy complicado implantar acciones de mejora, “esto siempre se ha hecho así” la razón más oida…

Llegado este momento o ¿cuando pase la crisis? (yo me pregunto si no sería mejor cambiar y con ello la crisis pasaría antes, lo digo porque nunca sabemos cual va a ser ese último tren que nos lleve a ese territorio de “no crisis”, o mejor dicho, y si la realidad es esta y a ella debemos de adaptarnos ??? )

Queda mucho cambio por delante, queda mirarse al espejo (que sea plano) y decirse a uno mismo “yo puedo, yo quiero, yo lo hago” y de una vez por todas empezar desde la escuela a enseñarnos una familia es cosa de varios, que una empresa es cosa de varios, un pais es cosa de varios… y que esos VARIOS tienen que trabajar, interactuar todos juntos, con una estrategia, unos objetivos comunes y bla, bla, bla… lo que diría cualquier “vocero” en cualquier foro, pero que necesita ser practicado… ya sabemos los versos de Machado “caminante no hay camino, se hace camino al andar…” Peter Drucker ya lo dijo: «Los trabajadores del conocimiento tienen que gestionarse a sí mismos. Tienen que tener autonomía». Y desde esa autononomía bien liderada han de salir soluciones que “ataquen” lo IMPORTANTE, con los recursos adecuados y objetivos claros, y ¡claro que si! a la gente hay que pagarle para pensar, para comunicar más y bien, para hacer y para formar buenos equipos ¿o como se quiere ganar la champions? y no solo consiste en correr mucho, sino en correr bien… no sea que luego “ese” que está ¿andando? tu competencia, en un descuido, en un pispás te haga el gol….

Y con el partido en contra te entran las prisas, la ansiedad, las ventas se caen y entramos en lo urgente o mejor en el apresuramiento, ante esto, ya lo dice J.M.Bolivar “Cuando dedicas el tiempo necesario a pensar «qué» quieres y «para qué» lo quieres, generalmente ocurren dos cosas. La primera es que te das cuenta de que eso que inicialmente era tan importante no es realmente necesario y, por tanto, te lo puedes ahorrar. La segunda es que confirmas que sí es necesario, aunque para ello antes has tenido que identificar exactamente «por qué» y «para qué» es necesario. La ventaja de haber tenido que hacer esta reflexión es que luego te va a resultar muy fácil explicárselo a otras personas con claridad.”.

Los pequeños detalles deben ser dejados para después… y más aún sin haber definido la razón (por qué) y el objetivo (para qué) debemos poner el foco en saber identificar lo relevante y eliminar lo redundante, priorizar las acciones de mejora, seleccionar las de mayor impacto, invertir, sobre todo tiempo,

Gestionar menos y comunicar mejor, aprovechar y desarrollar el talento de las personas, potenciar su autonomía, definir y concretar los objetivos que ya les hemos explicado con claridad, hacer un buen ejercicio y práctica de la delegación.

Volviendo a ese mantra de “la empresa somos todos” debemos, más pronto que tarde, empezar a cambiar, abrir nuestras organizaciones a conceptos más de hoy, analizar todas aquellas filosofías, modelos que están funcionando y abandonar lo de “esto siempre se ha hecho así” y en ello entramos TODOS… para los derechos, si que tenemos claro que somos todos y, por desgracia y porque cuesta esfuerzo, para las obligaciones siempre esperamos que no afecten al “YO” o al “nosotros” y eso, perdonen, no es TODOS, cuando digo todos quiero decir: yo, tu, él, nosotros vosotros y ellos, en caso contrario no diría todos…

El alineamiento y la vinculación… vendrán solas …

Y un video (resumen) JOSE MARIA GASALLA sobre confianza y compromiso…

DEL QUEJIO A LA QUEJA…

EL QUEJIO…

Voz lastimosa, motivada por un dolor o pena que aflige y atormenta. (RAE)

gemido, lamento, lloro, queja

Debo reconocer que soy ¿quejica? ¿gemebundo, quejicoso, jeremías, plañidero, llorón? y también bastante buen escuchador o ¿cotilla?, el caso es que he observado en carne propia dos “virtudes” en las que destaco: o me estoy quejando o estoy criticando situaciones, personas y todo lo que se menea… y ya de paso, reconozco que esto perjudica seriamente mi salud, no me deja disfrutar de la vida, la que me ha tocado vivir y en este momento tampoco puedo poner el mundo a mi conveniencia, ni como decía Mafalda bajarme… ¿y que más? pues como no soy Robinson Crusoe y vivo rodeado de gente que tiene los mismos síntomas: queja, crítica.. pues como que ¡no me gusta!… vale, pues cambia, me diría mi coach, ya…

Cada día, y bien tempranito, llego al “curro”, lo primero mirar el correo electrónico, ese maravilloso invento por el cual y como si de una marioneta se tratara, se empiezan a mover los hilos en forma de mensajes, se enredan, cada uno tira de un lado, unos más fuerte que otros y el muñeco, marioneta (YO) comienza el enredo de buena mañana ¿que hago? ¿canto? ¿bailo? muchas cosas, eran para ayer… ¿y me lo dices ahora?… pues nada, solo queda “patalear”, quejarse y como he dicho antes, no eres Robinson Crusoe, se lo cuentas al vecino, al amigo, al compañero ¡fíjate que putada!, el/los … ¡pues eso no es nada!, pues a mi… y eso un día tras otro, y varias veces al día, y con “quejicosos” distintos ¡jozú que agobio! y así ¿podemos poner pasión en nuestro trabajo? ¿y así podemos ser creativos? … ¡y así este partido no lo podemos ganar! claro, sigo quejándome y me pregunto, una y mil veces, ¿como puedo arreglarlo? … coach, psicólogo, psiquiatra.. ¿me voy de vacaciones? ¿y a la vuelta? recuerdo que Viktor Frankl tenía un remedio impactante, cuando llegaba un paciente a su consulta y comenzaba a dar su listado de síntomas, le preguntaba: ¿y no ha pensado Vd. seriamente en suicidarse?, arriesgada pregunta…

“Nunca debe el hombre quejarse de los tiempos en que vive, pues no le servirá de nada. En cambio, en su poder está en mejorarlos”, Thomas Carlyle

Bueno… ¡quejarse no sirve de nada! (porque quien puede mejorar la situación no te escucha…) lo único que podemos hacer es mejorar la actitud con la que nos enfrentamos a “los tiempos”… fácil de decir, pero ¿y de hacer?

Vivir instalados en la queja resulta cómodo. En ocasiones, incluso útil. No en vano, cuando nos quejamos buscamos que otros se encarguen de solucionar nuestros problemas. Pero también nos incapacita. Nos lleva a estancarnos en el problema, en la frustración que acaba en la amargura, en situaciones de estrés en lugar de llevarnos a construir la solución necesaria, y al hablar de ¿solución? la de “pasar” del problema que no puedes solucionar y dejar de quejarte, que no vale de nada… ¿realmente soluciona el problema o lo tapa?

Pero, si seguir instalados en el QUEJIO, es hasta patológico y pasar al barrio del “PASOTISMO” es, sin duda, mucho peor por los acelerantes que conlleva, ante cualquier contratiempo, podemos optar por buscar culpables, autoflagelarnos, quemarnos a lo bonzo, y caer en la trampa de la discusión, del victimismo. Pero también podemos tomarnos el espacio necesario para transformar la queja, la crítica y el juicio en una propuesta constructiva.

Los quejumbrosos…

“Quejarse es el pasatiempo de los incapaces…”

Antonin Artaud

Tal vez no podamos cambiar nuestras circunstancias, pero sí podemos cambiar nuestra manera de interpretarlas. Para lograrlo, tenemos que romper el patrón negativo de pensamiento que nos lleva a operar desde nuestras carencias. Y el primer paso para conseguirlo es aprender a valorar todo aquello que damos por sentado, o incluso analizar de forma serena y objetiva con todos los actores todas y cada una de las circunstancias que nos han llevado al momento y estado actual, valorarnos, valorar al otro ¿empatizar? y agradecer, sino el acierto, si el esfuerzo (somos un país poco dados al “good job”)

“El secreto de la felicidad está en aprender a valorar lo que tenemos y dejar de lamentarnos por lo que perdimos”, Anónimo

Tendemos a recordar más las veces en que cae con el lado de la mantequilla hacia el suelo. Ley de Murphy Es decir, que solemos quejarnos cuando esto ocurre, pero no solemos acordarnos cada vez que cae del lado opuesto. O incluso de cuando ni siquiera se nos cae. Se está pasando a la denominada ‘ley de Wurphy’. Y ésta se basa en una simple premisa: “Aprender a vivir el misterio de la vida con asombro, dándonos cuenta de que el simple hecho de estar vivo es, en sí mismo, un regalo maravilloso”. encontramos cada día cientos de detalles cotidianos por los que sentirnos profundamente agradecidos: vivimos en una casa, agua, comida, familia, amigos, trabajo ¿hay tanta gente que no lo tiene?

No hay mejor antídoto contra la cultura de la queja que la cultura del agradecimiento.
Si pasamos del desprecio al aprecio, de disfrutar de lo que tenemos y no sufrir por lo que deseamos, a veces utópico.. poco a poco iremos dejando atrás la infelicidad…

¿TIEMPO QUE NOS FALTA? … EL QUE PERDEMOS EN EL TRABAJO

Esta mañana me “desayuné” con el siguiente titular que publica EL PAIS el 27 de Julio de 2015:

“”Salir antes del trabajo es posible… si los políticos quieren””

Lo voy leyendo a la vez que escribo estas lineas… comienza con esas típicas comidas de trabajo, yo diria que este caso y por el contenido es más bien una comida de negocios… llegan a la oficina sobre las 17:00 y a “echar la tarde”, bueno, si ha habido buenos resultados se les puede admitir… se entra en temas muy “manidos” y esa afición de que “no es bueno que el directivo trabaje solo”… y le gusta ver a sus colaboradores hasta la puesta del sol o la hora de la cena…

De primeras debo aclarar que de forma general en mi ámbito de actuación se ha entendido con mentalidad bastante avanzada el tema de los horarios: entrada a las 8:00 salida a las 18:15 tiempo mínimo para desayuno y comida, tardes de los viernes libres… mirando el entorno, creo que somos unos privilegiados, aunque nos queda el “pero” jornada intensiva en verano, posibilidad de trabajo en casa durante una franja horaria, olvidar el que los horarios no siempre han de ser “todos por igual”

Queremos regulación pero como el tema dapara más de un post, procuraremos centrarnos en lo que importa ¿que hacemos con nuestro tiempo, con el tiempo de nuestros colaboradores?

Los datos que publicó recientemente la OCDE muestran que en España se trabajan más horas que en países del norte de Europa, con mayor productividad. Los datos que publica Eurostat hablan de una productividad de 32,1 euros por hora trabajada para el caso de España en 2013 frente al 45,5 de Suecia o el 42, 8 de Alemania. Es decir, trabajamos muchas horas, pero no necesariamente mejor. Más bien al revés, las experiencias de jornadas intensivas demuestran que el trabajador se concentra más y le queda tiempo para ocuparse de asuntos familiares, lo que a su vez reduce el estrés y el absentismo laboral. El barómetro del CIS de marzo de 2014 reflejaba que para el 45% de los españoles había sido difícil realizar sus tareas familiares debido al tiempo dedicado al trabajo varias veces al mes o a la semana. El 36,6% de los españoles dijo disponer de menos de tres horas libres al día.

Mi despertador suena a las 5:30 y llego a casa “normalmente” a las 19:00 ¿total de horas? creo que 13,50 horas, y sigo sintiéndome afortunado, pues el dormir poco lo dedico a tiempo para deporte, familia, lectura y poco más.

El entorno laboral, empresas, pymes de la zona, que conozco abarca jornadas maratonianas, el término “echar horas” está institucionalizado, las empresas cubren con sus plantillas las demandas y cuando llegan las puntas, antes de ampliar plantilla, amplían horario… suelen justificar la decisión de que la ampliación de plantilla implica más equipo industrial, no se plantean doblar turnos y opciones parecidas, por otra parte los trabajadores ven en este sistema una posibilidad de incrementar sus ingresos, quizá sea la pescadilla que se muerde la cola, más adelante debemos llegar al meollo: PRODUCTIVIDAD ¿que pasa con la fatiga? ¿rendimos igual? ¿tenemos la misma concentración? ¿estas macro-jornadas no son caldo de cultivo para los accidentes de trabajo?

¿Hemos dicho PRODUCTIVIDAD? Para empezar estos debates, entiendo, se hace necesario ampliar ciertos conocimientos básicos, entender los conceptos: valor, coste, competitividad… No hemos terminado de oir de hablar de re-estructuraciones, eres, bajadas de salarios etc… en la mayoría de los casos se han hecho los recortes de una forma “ligera” solo cumplir esa famosa ecuación: si se reducen los Ingresos debemos reducir los Gastos, si, pero no… no es suficiente, debemos mirar al componente VALOR:
¿Que paga el cliente?, con los recursos (personas) que nos han quedado ¿como podemos mejorar? ¿que procesos, que tareas añaden valor? y finalmente llegamos a lo que en LEAN llamamos DESPERDICIOS y de aquí al TIEMPO QUE PERDEMOS… claro mientras solo midamos el tiempo que transcurre desde la hora de entrada a la de salida = tiempo de presencia = PRESENTISMO… tiempo dará para abundar en estos temas, para nada reservados a empresarios, directivos, mandos intermedios, operarios o “curritos”, esto es tema que afecta a las empresas y al país, tenemos fama de ser poco productivos aunque pasamos en el trabajo más tiempo que otros países… ese tiempo perdido, mal que nos pese, no nos lo compran nuestros clientes… también hay más DESPERDICIOS… tiempo al tiempo… ya veremos cuando hablemos de las “distracciones” de las “interrupciones” y de las “organizaciones caóticas = organizaciones muy desorganizadas”

Seguiremos hablando del gobierno, empresas, empresarios y HORARIOS, PRODUCTIVIDAD… ¡ seguro que nadie estará de acuerdo ! y si no que se lo pregunten a ARHOE, a D. Ignacio Buqueras i Bach, José Luis Casero y a todos los que de alguna manera hemos oído hablar de racionalización de horarios, productividad, flexibilidad y COMPETITIVIDAD, tiempo para todo y para todos…
No es el tiempo que pasamos en el trabajo ¡¡ es lo que hacemos en el tiempo de trabajo !!

¡ LO MISMO LA INSPIRACION VIENE CUANDO SE BUSCA !

“Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando.”
PICASSO, Pablo

El cantautor español Joaquín Sabina suele afirmar cuando le preguntan sobre el tema que “al contrario de lo que la gente cree, no me tomo un vaso de whisky y espero que alguna idea se me cruce. Me pongo a trabajar en mis canciones, las escribo, las reescribo y trato de perfeccionarlas lo máximo posible”.

Ayer ¡por fin! tuve la oportunidad de conocer “en vivo y en directo” a Edu Sanchez-Mateos, mi amigo el de http://lasemanadeedusanchez.blogspot.com.es/ que me descubrió otro común amigo, Lucio A. Muñoz, nos acompañaba Segundo Ballesteros y no pudo asistir Santiago Garrido, tuvimos la “constitución” cuasi oficial de un petit foro que como todo grupo que se precie, nos reuniremos en torno a una mesa una vez al trimestre, o mejor, cada vez que “nos de la gana” es lo que llamamos institucionalizar esta “cuadrilla”, me gusta ese formato..

La cosa empezó cuando alguien de los que tenemos ese deporte favorito de la comunicación, compartir, hablar sin los tapujos de la simple relación comercial, los aficionados a partidas de poker abierto etc.. bla, bla.. pues me dice: “conozco a Edu S-Mateos, tenéis muchos puntos en común… tiene un blog: la semana de…más bla, bla..” le corté la introducción, le hice una petición ¡me lo tienes que presentar!, lo hizo de forma inmediata, ahí Lucio es insuperable, su capacidad de repuesta amable… correo en dos direcciones: “Edu, Jose Joaquín, Jose Joaquin, Edu”… desde ese momento no me pierdo la lectura de las entradas en su blog de Edu, he retrocedido en algunas anteriores, he dado difusión twitter, facebook.. me ha servido de inspiración y modelo… bueno, lo mismo pensamos que soy muy pelota y adulador, pero sigo los consejos de Dale Carnegie “demuestre aprecio sincero” y lo intento.. este país, adolece de capacidad de reconocimiento ¿será la cochina envidia?, bueno, si somos aduladores cuando, como la coneja mueve las orejas ¿por que queremos algo? pues habéis acertado ¡querer, quiero..! de esta “cuadrilla” puedo aprender y mucho… y eso que soy el presidente de la mesa de edad.. o lo que es lo mismo, camino de la mitad de mis proyectados 120 años de vida, 60 para no coger la calculadora… pero, joven de caminar… caminando se hace camino…

Comida buena (de trabajo, que no de negocios…) sin copas ni gin tonic, somos gente que hablamos incluso sin hidratarnos, algunas anécdotas.. muchas.. nos vamos situando, que hago, como lo hago… realmente todo muy breve.. nos costó casi cuatro horas y aún estamos leyendo el título de ese libro por escribir… tanto es así que Lucio aún está pidiendo la palabra, Segundo tuvo que adelantar su marcha y que Santiago no vino, pues el tiempo de posesión de la pelota y no se en que porcentaje, lo acaparamos Edu y JJ -José Joaquin-, en plan abuso descarado… y en tiqui-taca… incontinencia verbal…

Hubo un momento donde me auto-defino, hablando de blogs, contenidos, como un DJ, selecciono contenidos y los comparto, no hay que hacer más que ver mi twitter, también digo que me resulta difícil escribir en incógnito, sin que suene a crítica de mi entorno y es muy cierto, conforme tomas un tema y opinas sobre el mismo en plan “Pepito Grillo” no dejo de verme como esa mosca cojonera, pedante, que solo critica la situación y aporta escasa solución… comentaba Lucio, quien en su faceta de free-lance y multitarea hace crítica política en diversos medios: ¡a mi si me ha perjudicado escribir de política!, no lo dudo, una cosa es la libertad de expresión y aunque hagamos crítica constructiva, al poder en general, sea cual sea su naturaleza, esa crítica le molesta, solo vale el halago, aunque no sea sincero, es decir ¿hay que ser pelota? ¡yo opino que no!, la respuesta, casi siempre es que es cuestión únicamente de EGOS, si, y aunque nos pasamos la vida presumiendo de que somos racionales y personas de bien, en cuanto alguien nos cuestione lo más mínimo, ya fruncimos el ceño ¿la diferencia? algunos dominan los micro-gestos y disimulan como el mejor de los actores… y ¿todo esto a que viene? ¿Y LO DE LA INSPIRACIÓN? pues que en lugar de esperar a las musas, en lugar de tomarme ese vaso de whisky u otro estimulante, en lo que se refiere a esto de escribir, lo mismo debo empezar, como en las películas, escribir… escribir… tirar lo escrito y empezar otra vez, otras veces salgo con la bici y allí empiezo el “contenido” pero lo dejo madurar y acaba perdiéndose, leo y leo y creo que ya está todo escrito ¿mecanismo de defensa? ¿timidez? ¿tienes claro para que escribes? ¿para quien escribes? en principio quiero definirme como ESCRIBIDOR que según la RAE 1. m. y f. coloq. Mal escritor. y BLOGUERO y a lo que aún ni siquiera he superado en examen de ingreso, lo que hago y desde hace mucho años es tratar de apuntar en un papel, libreta o algo parecido lo que se me ocurre, vivo y esas cosas, si profundizo lo disimulo en entre-lineas, no quiero “molestar”, cuando te expones en un blog, twitter, facebook, linkedin… redes sociales ya estás pasando a un espacio público, empiezas a medir palabras, temas, conceptos, el “que dirán” y todo ello perjudica la espontaneidad y deja el contenido ciertamente descafeinado… pues eso… hablando y hablando llego a la conclusión:

¡ DEBO ESCRIBIR MAS COSAS, MAS CONTENIDOS PROPIOS ! en algún momento, seguro, tendré algo que decir que interese a más gente, aunque solo sea una opinión…

Escribo para sentirme bien, ¿los temas? los que vayan apareciendo, hay mucha gente que escribe y lo hace bien… yo soy un ESCRIBIDOR… soy un escribidor, y recordando algo de lo comentado ayer por Eduardo o Edu, y oido a Eusebio (tipos como Eusebio merecen estar en cualquier tertulia con respeto y fuente de sabiduria): “soy un, soy un…” a lo que sumamos las RPM no queda otra que recoger el tema de escribir y como hacemos con el entrenamiento, practicar aunque solo sea para sentirnos bien… este “pupurri” derivado de la emoción del encuentro y que con aspecto de ladrillo ilegible, si que es fruto de una gratisima experiencia vivida y enormes expectativas de futuras master class, no siempre tiene uno la suerte de encontrar profesores como ellos ¡ seguir aprendiendo, seguir caminando ! y solo queda decir: la próxima cuando queráis, donde queráis y que no falte Santiago quien debe hacer el juramento de ingreso en la cuadrilla…

problema – culpa – problema – culpa .. ¿ SOLUCION ?

¿Te has visto reflejado? ¿Qué te sugiere?¿Cuántas veces te has pillado “echando la culpa a alguien de algo”?  y cuantas veces te has culpado tú por algo no terminado o por un error?…

En nuestra cultura, por tradición, por historia o religión, nos hemos acostumbrado a usar la palabra “culpa” con mucha facilidad y siempre con una connotación negativa,

Reflexionemos por un momento, ¿hablarnos de esta forma nos va a ayudar a avanzar en nuestro camino hacia el éxito?… ¿Cómo te sientes cuando alguien te “culpa” de algo?, ¿Y qué sientes tú cuando “culpas” a otros?

“Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo”, Lucio Anneo Séneca

La primera culpa, la que se origina por algo que puedes cambiar o mejorar si depende de ti, la segunda, si te sientes culpable por algo que no puedes cambiar, es una culpa destructiva que solo te hará sentir mal, no podemos andar siempre intentando estar en posiciones de hara-kiri, con el cilicio… cuando a tu alrededor no ves más que ciclistas escondidos en el seno del pelotón, zombies.. ¿llevados allí por mil culpas ajenas? pero allí están… esperan que la carrera termine, quizá ¿cansados de dar pedales?… si, pero la carrera no ofrece opciones… y hasta podemos seguir con +culpas... pero ¡no podemos parar!, mejor ganar la carrera y al cruzar la meta, ya duchados y celebrándolo hablamos, buscamos causas, buscamos soluciones: echamos al entrenador, mejoramos el equipo (ahora lo podemos hacer, tenemos el premio por haber ganado la carrera)… y si finalmente la solución es cambiar de equipo, pues ¡ a ello ! lo que quiero es seguir ganando carreras... lo que no me vale es el CUMPLIMIENTO = cumplo y miento, chupar rueda, calentito en mi zona de confort y NO HACER NADA… ¿solo echar la culpa? lo mismo si no formamos parte de la solución es que formamos parte del problema y hasta PODEMOS SER EL PROBLEMA, pero esto es volver al bucle ciego… problema – culpa – problema – culpa… pero ¿Y LA SOLUCION?

 

 

CONSEJOS “MUY ACONSEJABLES” PARA GESTION DE PERSONAS BY PEDRO AMADOR

 

Consejos para tratar bien a un empleado

 

La gestión de los empleados no es una tarea fácil, y muchas veces hay que realizarla sin recibir capacitación alguna. Por eso, quería compartir los diez consejos básicos que son necesarios a la hora de mejorar el trato con un empleado, ordenados de menor a mayor importancia:

1-     Un empleado es una persona.

2-     Conociendo la idea anterior merece la pena indicar que un empleado es una persona.

3-     Sin perder indicación alguna, tengamos presente que un empleado es una persona.

4-     Tras cumplir los anteriores tres puntos, podemos mencionar la idea de que un empleado es una persona.

5-     ¿Comprendimos ya que un empleado es una persona?

6-     Este consejo lo aprendí en mi última maestría: un empleado es una persona.

7-     Mencionar también que un empleado es una persona.

8-     Por aquello de que haya algún despistado, recordemos también que una empleada es también una persona.

9-     Sin duda alguna, lo más importante es que un empleado es una persona.

10-  La última idea es fundamental: todos somos personas.

Pedro Amador - experto en felicidadParecerá una tontería, pero estos consejos no se deben olvidar nunca. Un empleado es una persona con valores, con creencias, con sueños, con familia, … y que cada día es bueno que sepamos alinear las actividades en las que lo involucramos con la estrategia de la empresa, dentro del contexto en el que nos encontremos. Sólo así, seguiremos siendo personas, como cualquier empleado. Tomada esta decisión podemos seguir los pasos que indica todo buen manual de liderazgo:

  • Paga bien y ofrece incentivos (aunque sean intangibles). No todo el mundo está motivado por el monto económico y otras ventajas como el teletrabajo o las remuneraciones variables consiguen muy buenos resultados. Por supuesto todo depende del sector, pero algunos estudios recientes señalan que los tele trabajadores pueden llegar a ser hasta un 13% más productivos que las personas que trabajan en la oficina. En otros casos muchos empleados prefieren trabajar en la oficina para mejorar su círculo social. El principal valor es que el empleado elija y sienta libertad.
  • Busca motivación en su trabajo, porque de otra forma continúan dando vueltas a sus problemas personales durante todo el día laboral. Hay que saber alinear las habilidades y motivaciones del empleado a las distintas actividades del día a día.
  • Respeta su tiempo libre, porque si la conciliación laboral/personal es sólo una idea y no una realidad, tarde o temprano, podrán en una balanza su vida personal y laboral. Por más que guste la idea, es ridículo pretender que un empleado tenga la misma motivación que los propios socios o dueños del negocio.
  • Involúcrale en las opiniones pidiéndole consejo, porque un buen jefe debe tener siempre las puertas abiertas a cualquier sugerencia, sobre todo si está justificada y obra en la dirección de la estrategia marcada por la empresa.
  • Escucha y cumple sus expectativas, porque la confianza se tarda mucho en ganar, pero se puede perder en un instante.
  • Intenta desarrollar la empatía. Si no entiendes sus problemas, ¿por qué piensas que van a entender los tuyos? No tienes que ser su amigo, pero sí ofrecer la confianza necesaria para comunicarse contigo y hablar de cualquier inquietud o sugerencia.
  • Hazle sentir que es una parte importante de la empresa, incluso explicando el indicador (KPI) que mejorará si consigue los objetivos marcados.
  • Da ejemplo y no intentes corregirlo en público. Los empleados valoran mucho los consejos de las personas más experimentadas o influyentes, especialmente si representan un ejemplo para ellos, pero tampoco necesitan una humillación delante de otras personas.
  • Escucha sus ideas, incluso aunque sea anónimamente a través de las redes sociales. Es un hecho que la juventud se desenvuelve cada vez mejor con las nuevas tecnologías. Ningún empleado, por tímido que sea, debe caer en el silencio.
  • Y no olvides que un empleado es una persona.