¿Feliz Navidad?: no para todos by María Milán García Infoactualidad

María Milán García En profundidad Reportajes
E-mail Imprimir PDF

Las familias españolas se preparan para estos días tan señalados que la sombra de la crisis empañará más que nunca

Llega la Navidad un año más y con ella las ilusiones de los más pequeños, los regalos bajo el árbol, las mesas repletas de comida y dulces, de familia, el belén y los villancicos. Llega la Navidad en una época dura económica y anímicamente y la mayoría de familias españolas  se ajustan el cinturón en estos días de festejo. Las hay que apenas van a notar diferencia con respecto a años anteriores otras, en cambio, que procurarán hacer malabares para ahorrar y, por último, miles de familias no sabrán qué es la Navidad. España cerrará el año con cerca de 5 millones de parados, así que la pregunta es inevitable: ¿tendrá todo el mundo una Feliz Navidad?

La cara y la cruz de la moneda navideña

Araceli y sus hijosAraceli y sus hijos

Miguel, de cinco años, ha pedido a los Reyes una bici. Sonriente confía en que se la traerán, pero cuando el pequeño sale a la calle a jugar con su hermano su madre nos cuenta que “no va a haber nada. Espero poder comprarle un cochecito de dos euros”. Su hermano Jonathan, de tres, admira a Miguel y por ello también ha pedido una bici. Miguel y Jonathan viven en el barrio ‘Los Almendros’, en Almería. Su padre está en prisión, algo que los niños ignoran y Araceli, su madre, de veintisiete años, no tiene trabajo. Los tres viven en casa de los padres de ella, una casa de una sola habitación y un baño cuyas condiciones no son las más idóneas para el desarrollo de los pequeños. El único dinero que entra son 500€ de la pensión del padre de Araceli y con ello viven estas 6 personas y comen otros 4 nietos. “Hay días que la comida no da para todos y yo me quedo sin comer porque lo primero son mis hijos”, admite la joven. El presupuesto para la cena de Nochebuena no superará los 20 € y, por supuesto, “no habrá turrones, no nos da. Y pondremos pollo porque la ternera está muy cara”.

Miguel y Jonathan van al colegio que las Hijas de Jesús tienen en la barriada de Piedras Redondas, Almería. Araceli está muy agradecida por la ayuda que reciben de las Hermanas de esta Congregación, que se preocupan para que sus hijos puedan comer en el comedor del colegio y recibir la educación que, como niños que son, tiene pleno derecho de recibir. “Un trabajo para mantener mi propio techo y criar allí a mis hijos”, es lo que pide Araceli a los Reyes Magos.

Laura pasará unas estupendas NavidadesLaura pasará unas estupendas Navidades

Sin necesidad de cambiarse de ciudad y a solo tres kilómetros de este barrio, la casa de Laura huele y sabe a Navidad. El salón lo preside un enorme árbol que ha montado la propia niña, de nueve años, así como un belén y guirnaldas de colores. Cuenta emocionada que ya escribió la carta a los Reyes Magos en octubre, pero que volverá a escribir otra para añadir cosas: una plancha de pelo para sus muñecas, juegos para la Wii, una pizzería, unas gafas Ray Ban y una cámara digital, son algunas de ellas. “Vamos a intentar complacer a la niña en todo lo que pide”, dice Celia, su madre. Son una familia acomodada, de nivel medio-alto, que saben más de la crisis por lo que cuentan los medios que por propia experiencia. A diferencia de Araceli, en su menú de Nochebuena habrá de todo menos pollo. “Pondremos lo de siempre: langostinos canapés, sopa de marisco, redondo de ternera, vieiras y calamares rellenos, muchos dulces, vino y champán. No vamos a escatimar porque es la única vez que nos reunimos toda la familia”, comenta Celia mientras Laura retoca el árbol del que está tan orgullosa. El presupuesto de esta familia para esa noche será 10 veces superior al de la familia de Araceli, rondará los 200€. ¿Diferencias entre las dos familias? Demasiadas.

La labor de Cruz Roja con los más vulnerables

Pero parece que el espíritu de la Navidad remueve la conciencia de la gente y aflora, en el mes de diciembre, el sentimiento de solidaridad y de ayudar a lo demás. Por eso, el trabajo de voluntarios, ONGs, comedores sociales o parroquias es particularmente especial estas fechas porque todo se hace con un solo objetivo: hacerle la Navidad más fácil a los más vulnerables.

Si hay una institución humanitaria que vela por los más desfavorecidos es, sin duda, Cruz Roja, que desde 1864 viene desempeñando una actividad voluntaria excepcional. María del Mar Carrillo, responsable de comunicación de Cruz Roja Almería, explica que este año 2012 se ha lanzado el Llamamiento de Ayuda ‘Ahora más que nunca’, para atender en toda España a 300.000 personas más, aparte de los usuarios que se atienden normalmente.

Nave alimentos Cruz RojaNave alimentos Cruz Roja

Cruz Roja va a trabajar esta Navidad para ayudar a estas personas pero es necesario recordar que esta labor la realizan todo el año. La Madre Carmita Martínez Siles, de la Congregación de las Hijas de Jesús, es voluntaria de Cruz Roja. Todavía falta concretar cuáles serán exactamente los planes que se desarrollarán estas fiestas navideñas, pero Carmita resalta la particularidad que observa en los últimos meses. “Hay una coordinación muy buena entre Cáritas, Parroquias, Cruz Roja y Almería Acoge. Además, hemos notado una sensibilidad muy grande de la gente”, afirma.  Esta valiente religiosa destaca en varias ocasiones la imparcialidad de Cruz Roja y su buen hacer a la hora de ayudar a todo aquel que lo necesita manera equitativa. Empezó atendiendo a los inmigrantes que llegaban a la ciudad, pero este año se ha dado cuenta de que cada vez hay más españoles “y eso es signo de que la gente está peor”. Es un trabajo sacrificado, voluntario y sin ánimo de lucro, con momentos complicados, pero un trabajo en el que todo el que participa acaba creando un vínculo especial. “Llegas allí y dices voy a enseñarles, pero te enseñan ellos a ti. Vengo a casa cansada muchas veces pero con la necesidad de volver, por ellos y por mí”, explica con una amplia sonrisa Carmita.

En definitiva, lo importante de este tipo de organizaciones es la ayuda desinteresada que se ofrece en una España donde, cada vez, hay más necesidad pero a la vez aumenta la solidaridad y el apoyo de la sociedad en una lucha contra un enemigo común: la crisis. Es por eso que, al menos en estas fechas navideñas que se avecinan, todos podemos colaborar para que ese enemigo no se siente con nosotros a la mesa en Nochebuena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s