Vida entre rejas con mamá y papá María Milán García En profundidad – Reportajes

Si alguna vez me decido a escribir alguna cosa “no seria” mi sobrina María queda elegida como mi Asesora en temas de estilo y técnica periodística, hasta ahora estoy en la fase de aquella ¿antigua? revista que me inició en la lectura: Reader’s Digest Selecciones… eso: leo, SELECCIONO, copio y pego.. mientras aprendo.. hoy selecciono un reportaje realizado por María que siempre quiso ser periodista, seguro que al entrar en la cárcel de Aranjuez, la figura del “viejo calvito” ¿con 51 años, viejo? estaría en su mente… ya que el “viejo calvito” lleva casi 30 años haciéndoles la vida más fácil a los que están en esta situación.. y no son todos los que están ni están todos los que son.. ¿verdad?

María Milán García En profundidad Reportajes        publicado por Infoactualidad (ccinf)

El Centro Penitenciario de Aranjuez alberga el único Módulo de Familias de España.

Marionetas en las mesas junto con puzles, sonajeros y casitas desmontables. En otro lado, una serie de cunas con mantas de ositos. En el suelo, dentro de un túnel de colores, juegan Hannah y Miguel Ángel. Se persiguen el uno al otro, ríen y se abrazan. No son hermanos, pero se están criando juntos. Podría ser el retrato de una guardería típica si no fuese por un pequeño detalle: está ubicada en la prisión de Aranjuez.

 

 

Hannah y Miguel Ángel son niños menores de tres años que viven en el único Módulo Familiar de España, en el Centro Penitenciario de Madrid VI, en Aranjuez. El Reglamento Penitenciario de 1996 incluye como novedad las “Formas especiales de ejecución”, recogidas en el Título VII, formas diferentes de cumplir la sentencia condenatoria: las Unidades de Madres, las Unidades Dependientes para Madres, y los Módulos Familiares, integrándose también en ellas las Escuelas Infantiles. El debate está servido, ¿hasta qué punto es positivo que los pequeños vivan con sus madres en la cárcel? ¿Están mejor dentro, con ellas, o fuera? Concepción Yagüe Olmos recoge en un libro publicado en 2007, Madres en prisión, ventajas e inconvenientes de este modelo penitenciario. Esta psicóloga advierte de que no se puede olvidar que se trata  del marco de una cárcel, y que aunque se intente disimular las rejas, los grandes muros de hormigón y las puertas de hierro van a seguir estando allí.

 

 

La familia en prisión

En el Módulo F-1 del Centro Penitenciario de Aranjuez viven ocho parejas. En el F-1 hay un total de 36 celdas que se distribuyen a lo largo de dos plantas y si algo elogian los internos es el tamaño de éstas, que se asemejan a un pequeño apartamento. Además están muy personalizadas, con colchas y cortinas de colores, juguetes de los pequeños y tablones de corchos llenos de fotos. Para que una pareja comparta celda deben solicitarlo y a partir de ahí hay varias fases: primero una Junta que, tras el estudio y la valoración del caso, autoriza a los miembros de la pareja o unidad familiar para que efectúen visitas todos los viernes durante tres meses; después tienen una pre-convivencia dos meses en la que el padre pasa el fin de semana con la madre y el menor, menos para comer y dormir; y finalmente la Junta de Tratamiento, que examina el desarrollo y  comportamiento de la pareja durante esos meses, les autoriza o no vivir juntos.

Vanesa y Vicente, 27 y 37 años respectivamente, son la pareja más veterana del módulo F-1. Vivían en Alicante hasta que cometieron un delito contra la salud pública, el nombre penal del tráfico de drogas, e ingresaron hace dos años y medio en la prisión de Aranjuez. Se entregaron a la Justicia voluntariamente para poder elegir centro penitenciario donde cumplir su condena. Aquí viven con Nerea, su hija de 18 meses que nació en prisión. Fuera están sus otros dos hijos, Ainara de cuatro años y Alberto, que vivió con ellos en Aranjuez  hasta que cumplió los tres años, la edad máxima permitida para estar dentro. “Sacar a un hijo de aquí es lo peor”, confiesa Vanesa, mientras mece en sus brazos a Nerea. “En la guardería ve a otros niños y ve la calle, que es fundamental”, explica Vanesa. Vicente es más reservado y agacha la cabeza pero, al hablar de sus hijos y de cómo llegaron aquí, se ve la emoción en sus ojos. “Nosotros un día cometimos un error. Hay errores que se pagan con cárcel y errores que se pagan con lamento”, confiesa Vanesa. “En este caso pagan los niños que no tienen culpa de nada”, completa Vicente. Mientras, Nerea se ha quedado dormida en los brazos de su madre. Ambos reconocen que es  muy importante cumplir condena con la pareja, sobre todo, por el apoyo que se dan mutuamente. Vicente trabaja en la cocina y Vanesa asiste a los cursillos que ofrecen a las madres allí dentro.

Para Alexandra, de 40 años y natural de Colombia, su alegría dentro de la prisión es Miguel Ángel, quien acaba de cumplir un año. Es prácticamente una recién llegada al módulo, pues solo lleva un mes aquí. “La experiencia es genial, se lleva todo de una manera muy diferente porque tienes a una persona, tu pareja, con la que cuentas y confías”. Ha cumplido seis años de una condena de once. Antes estuvo en Palencia y al quedarse embarazada dentro, ella y su marido, fueron trasladados a Aranjuez. “Como familia se vive muy bien, porque él puede disfrutar del bebé, bañarlo, acostarlo, jugar con él”, explica Alexandra. Esta madre asegura que su hijo también ha tenido un cambio único y muy positivo  ya que, asegura, “es más extrovertido y firme porque nota el apoyo de su padre”. También a Alexandra, al igual que a Vicente, se le ilumina el rostro al hablar de su hija de dieciséis años que vive en Colombia y a la que solo puede ver a través de una pantalla de ordenador en sus días de permiso. Ahora va a ser presidenta del Módulo de Respeto, un proyecto que ha comenzado en enero y que consiste en un Departamento de convivencia con pautas de respeto como las de la vida exterior.

 

Fuente: 20minutos.esFuente: 20minutos.es

 

 

Misión de voluntarios y educadores: dar normalidad a la vida de los pequeños

Todos los encargados, funcionarios y voluntarios del centro trabajan día a día para que la vida de los menores sea lo más parecida posible a lo que encontrarán una vez salgan. Parte de esta labor está en manos de la ONG Horizontes Abiertos,que  se encarga de preparar campamentos de verano y salidas los fines de semana para los pequeños, así como celebrar los cumpleaños de éstos. Una de las voluntarias, Isabel Rodríguez, es la responsable del curso de cocina y explica que “he encontrado gente encantadora. Han tenido un traspiés pero luego luchan y salen adelante”.

Otro factor que contribuye a esta normalización es la guardería del centro penitenciario, prácticamente igual que una del exterior. Tiene tres salas  donde se distribuye a los niños por edades; un patio grande, columpios, triciclos y juguetes al lado de una piscina. Dibujos de casitas, personajes Disney o animales inundan este espacio. Mari Cruz es especialista en Jardines de Infancia y lleva 18 años dedicándose a ello. “Disfruto mucho con estos niños. Hice una sustitución una vez con niños de fuera, pero no es lo mismo. Estos niños son mucho más cariñosos”, cuenta sonriente Mari Cruz, mientras todos los niños la rodean sentados, mirando cómo mueve una marioneta, preguntándose intrigados por cómo ésta ha cobrado vida. En otra sala se encuentran los niños más pequeños, bebés que rondan los ocho meses, al cargo de Eugenio, que lleva 8 años dándoles su cariño. Al compás de una canción infantil, Eugenio mece en sus brazos a uno de los pequeños, y otros bebés gatean en el suelo. Mari Cruz y Eugenio son la viva estampa de la satisfacción.

Nerea y Miguel Ángel son niños que ríen, juegan, lloran, se pelean, hacen las paces y se abrazan. Tienen a sus padres pendientes de ellos las veinticuatro horas del día y saben que al salir de la guardería les estarán esperando para darles un enorme abrazo. Los muros de hormigón y las rejas son cosa de mayores.

Anuncios

2 pensamientos en “Vida entre rejas con mamá y papá María Milán García En profundidad – Reportajes

  1. Muchísimas gracias por darme la oportunidad para que otros puedan leer mi trabajo. Sin duda este reportaje y experiencia en Aranjuez es el proyecto del que más orgullosa estoy en estos 4 años de carrera.
    Espero que guste a todo el que lo lea, porque está hecho con mucha ilusión!

    • Maria tomate en serio lo de la asesoria profesional que este rincón va a recoger además de “selecciones” algunas cosas de esas que cada vez me gustan más: personas, felicidad, cambio, utopías y demás familia, así que yo escribo cuando esté “colocao”, perdón.. inspirado.. y tu le das el toque ¿vale?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s