¡¡ GRACIAS MATILDE …!!

gratitud.
(Del lat. gratitūdo).
1. f. Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera.

campac3b1a-uso-palabras-magicas-perdon-por-favor-y-gracias-yecla-ofertas-top-humor-en-redes-sociales-hoy

Si bien, a todos, nos enseñaron a usar esas tres palabras mágicas, creo que, al menos muchos de nuestra generación no aprendimos a usarlas en nuestro círculo más íntimo, en nuestra casa, con nuestros seres más queridos, tal vez hemos vivido en la creencia de que el trato que recibimos es fruto de una “obligación” de ese ser hacia nosotros, fruto de su afecto hacia nosotros, nos hemos sentido tan centro del universo que nunca o raras veces usamos esas mágicas palabras hacia los que nos rodean, … como en todo¡hay excepciones!

Hoy me encuentro de vacaciones, estamos cerca de la familia, y me siento ¿obligado?, en la necesidad de escribir estas reflexiones, un tanto tímidas pero desde el cariño hacia una persona a la que debo la vida y muchas cosas más, una de las más fuertes que he conocido y a la que empiezo a conocer después de casi 60 años… y que muy pocas veces, quizá por la distancia, quizá por otras circunstancias, tuve la oportunidad de darle las gracias… hoy me apetece y que mejor espacio que este… ¡¡ gracias Matilde !! a veces le llamo por su nombre de pila, una forma de “acercarme”

Ella nació y al poco, guerra civil, post-guerra, hambre, ya estaba trabajando, nunca tuvo ni tiempo de ir a la escuela, toda su vida fue trabajo, trabajo duro de campo, trabajos de hombre, trabajos de bestias… nunca se amilanó ante nada, junto con mi padre anduvieron por cortijos, por las faenas, siegas… cuando tocó la emigración de mi padre, ella asumió la tarea del campo, la casa, educar a los hijos, atender a los mayores… eso la hizo a veces algo distante, no le daba tiempo a muchas “zalamerías”, la actividad era constante, luego dejamos el pueblo, se agarró a las cazuelas de la cocina del internado, los veranos a los chiringuitos de la playa, a cuidar mayores… ¿alguien da más? todo su objetivo era que sus hijos estudiaran y fueran en la vida algo más que ella… pocos lujos disfruta… un rato de playa y buenas caminatas la hacen feliz…

Ahora, esta mujer de “hierro” la que costaba acompañar andando, o en cualquier faena del campo… empieza a necesitar atención, que los demás la cuiden, se quiere resistir, no da su brazo a torcer fácilmente… es momento de recordar esos refranes muy oportunos al momento, a la conversación, fruto de esa sabiduría innata, la que enseña la vida a los que están atentos… su doble papel de padre y madre “quien te quiera bien te hará llorar” me decía en tono poco amigable, yo fui un crío, adolescente muy “complicado” al que no me podían dejar banduendo, al contrario, había que “atarme corto”, aún recuerdo algunas de sus “lecciones” una en especial: cumpli 12 años poniendo pinos en Sierra Nevada, jornal 100 pts, para que supiera lo que era trabajar, era un estudiante bastante “vaguete”, cierto, creo que aprendí una cosa por encima de otras ¡no hacerle asco al trabajo, sea cual sea! y conociendo el trabajo duro en lo físico, me ayudó a buscar otras alternativas más livianas y relacionadas con lo intelectual (a veces también duro o más…)

La historia, si entramos en detalles, es larga… simplemente me apetece decir GRACIAS MATILDE…

Anuncios

¿COSA DE JEFES O DE EMPLEADOS? LA MEJORA ES COSA DE TODOS !!

Llevo ya algún tiempo, creo que bastante, leyendo, investigando sobre distintos modelos de liderazgo, estilos de dirección y cosas parecidas… al menos una década cuando cambie números, balances, impuestos por los llamados recursos humanos y que a mi me gusta llamar personas… empresas hay muchas: públicas, privadas, multinacionales, familiares, grandes, pymes… y siempre me he preguntado ¿hay diferencia según la empresa en cuanto a la dirección de personas? ¿todos los “jefes” manejamos parecidos manuales? puedo decir que he leído y estudiado bastante… mucho, para preparar las clases en el MBA+e de la UCLM, y siempre he encontrado más literatura relacionada con los “ERRORES” en la dirección de personas que lo que llamaríamos “BUENAS PRÁCTICAS” … me da que pensar que además de que vende más sacar esos trapos sucios del jefe, todos tenemos uno, y casi que le pasa como a las “suegras”, que tienen muy mala prensa… yo que también soy jefe, me siento ¿criticado?

Esta mañana me he tropezado con unos tuits de uno de mis profesores favoritos del IESE, Jaume Llopis hablando de:

ERRORES DE LOS EJECUTIVOS

1.No estar al tanto de los últimos adelantos en su campo
2.Encerrarse en su especialidad (error usual en saguaros)
3.No admitir responsabilidades mayores o no aceptar la responsabilidad de sus propias acciones
4.Fracasar en la toma de decisiones oportunas
5.Negligencia para llevar a cabo la gestión de su equipo
6.No asegurarse de que el trabajo está bien comprendido, bien supervisado y bien terminado
7.Perder tiempo en detalles o trabajos que corresponden a otros
8.No evaluar su propio desempeño de forma realista
9.Aceptar lo mínimo en lugar de pretender lo máximo
10.Usar el puesto en beneficio propio
11.Fracasar en decir la verdad y siempre sostener la palabra
12.No dar ejemplo personal q el equipo pueda seguir
13.Tratar de caer bien en lugar de ser respetado y ganarse la influencia
14.No cooperar con su equipo
15.No saber pedir consejo y ayuda a sus colaboradores
16.Fracasar en fomentar un sentido de responsabilidad
17.Hacer hincapié en normas y reglas más que en las habilidades
18.No lograr que sus críticas sean constructivas
19.No prestar atención a las críticas y quejas de sus empleados
20.No informar a su equipo
21.No tratar a sus empleados como personas responsables
22.No formar a un sucesor
Como vemos hay bastantes y, seguro, que hay muchos más…

He localizado un curioso análisis comparativo: Virtudes vs Pecados de los Jefes DIRECTIVO PYMEs http://directivopyme.blogspot.com.es/
“” El CEF centro de estudios financieros, publicó un estudio sobre las 10 virtudes de los jefes.He encontrado también un resumen sobre los 10 pecados de los jefes.

Con estos ingredientes se me ha ocurrido comprobar si tiene algo que ver lo que no debe de hacer un jefe con lo que más valoran sus colaboradores.

1.- (Primer pecado) El jefe no decide, no manda vs Saber delegar (octava virtud)
Normalmente los jefes mandamos y no delegamos. Lo más triste es que un muchas ocasiones carecemos de lo que hay que tener para asumir la responsabilidad de decidir, mandar y que algo salga mal. Lo principal es saber que el que manda tiene la responsabilidad. Muchos jefes no han aprendido eso y los que lo sabemos a veces también somos cobardes.

2.- (Segundo pecado) El jefe manda, pero no lidera (el jefe, para ser líder, tiene que ser cómplice) vs Manifestar confianza en sus colaboradores (primera virtud)
Qué triste no confiar en tus colaboradores y únicamente darles órdenes al más puro estilo parternalista. Se hace necesario generar la confianza en los colaboradores en pos de alcanzar objetivos comunes (suena a escuela de negocios) pero hay que luchar por ello.

3.- (Tercer pecado) El jefe es un prepotente (porque no es muy educado, no es muy humano o no es muy honrado) vs Dialogar de forma abierta con sus colaboradores (segunda virtud)
Solemos actuar de forma prepotente y más de un millar de veces no sabemos escuchar las soluciones óptimas que nos proponen los colaboradores. Ocultamos nuestros errores con gritos. Por otro lado no creo que la honradez de los jefes afecte a los resultados, sería más bien la honestidad, no?

4.- (Cuarto pecado) El jefe oye, pero no escucha vs Escuchar y contar con las ideas que aportan sus colaboradores (novena virtud)
Cuando los colaboradores se dirigen a nosotros, lo primero que hay que tener en cuenta que ellos de momento ya han realizado el esfuerzo de derribar alguna barrera y que seguro que únicamente ese esfuerzo ya merece nuestra atención plena. Lo mejor de todo es que seguro que nos aportan alguna visión o punto de vista que desconocíamos, para solucionar problemas.

5.- (Quinto pecado) El jefe pierde su propio control vs Transmitir instrucciones con respeto (tercera virtud)
Actuar creyendo que se sabe todo es un terrible error. Y hacemos pagar con mal humor y peores formas a los colaboradores nuestras propias frustraciones por ser jefes mediocres.

6.- (Sexto pecado) El jefe es resultadista (antepone el resultado a hacer las cosas bien) vs Intentar solucionar los problemas (cuarta virtud)
Fijarse únicamente en los resultados de este mes o trimestre con una visión cortoplacista. Con el único afán de demostrar que somos unos jefes cojonudos que consiguen resultados delante de los dueños o accionistas. Esto tiene un grave desgaste para la empresa en general y para los colaboradores que a su vez ven que se exprime el tema sin corregir los errores que aseguren el futuro.

7.- (Séptimo pecado) El jefe no despide a los empleados o directivos perjudiciales (o directivos C) vs Exigir razonablemente (sexta virtud)
He unido estos dos conceptos por el mal rollo generado al no exigir el mismo rendimiento a todos los colaboradores. No hay nada peor que tener diferentes medidas de rendimiento según sea el nombre de cada colaborador. Este es uno de los aspectos que más mina la moral de los colaboradores. Aunque en las pymes los errores (maulas) suelen verse muy fácil y los jefes solemos despedirlos en las multinacionales con unidades locales, suele pasar que el más inútil para quitárselo de en medio asciende a puestos sin nada que hacer con el único objetivo de que moleste lo menos posible. Es un procedimiento estándar (risas)

8.- (Octavo pecado) El jefe no piensa primero en los clientes vs Tratar a sus colaboradores como si fueran importantes para la empresa (quinta virtud).
En realidad no he visto en ninguna virtud que los colaboradores valoren la VISIÓN general que debe tener un jefe. El servicio a los clientes, la maximización de la diferenciación del producto, etc. He decidido unir estos dos conceptos porque muchas veces hacer sentirse importantes a los trabajadores en la empresa multiplica su implicación y la imagen que proyectan en los clientes (incluso los comentarios que hacen con sus amigos tumbados en la playa sobre sus empresas) que al fin y al cabo esto también es imagen.

9.- (Noveno pecado) El jefe tiene miedo, o el jefe divide (y perderá) vs Permitir desarrollar las capacidades de sus empleados (séptima virtud)
Los propios miedos de los jefes nacen muchas veces de que el éxito de algún colaborador, empleado o SUBORDINADO (como lo ven estos), eclipse su carrera como jefe. Lamentable no saber que su éxito como jefe será conseguir el éxito de sus colaboradores. Si los empleados se desarrollan al 100%, triunfan y mejoran los resultados empresariales serán realmente excelentes. Deberíamos recordar que nuestro éxito como jefes no está en quedar por encima de los demás, sino conseguir resultados. El miedo a perder el dichoso poder, a quedar mal, etc. hace que estemos rodeados de muchos jefes incompetentes, que encima frustran a trabajadores excelentes y a la postre consiguen resultados empresariales mediocres.

10.- (Décimo pecado) El jefe es injusto vs Reconocer lo bueno y corregir lo malo (décima virtud)
En esta ocasión si coincide el orden del pecado con la virtud. Es importante recordar que se “mueve más al burro con la zanahoria que con el palo”. Con esto no quiero llamar burros a los y mis colaboradores, sino que es mejor recordar y reforzar lo que se hace bien y olvidar rápido lo que se ha hecho mal. Lo bueno hay que repetirlo, lo malo olvidarlo. Y es de justicia premiar lo bueno, pero hacer catástrofes, buscar culpables y sacar la guillotina no recuerdo que haya salvado a ninguna empresa.

Está claro que más o menos los colaboradores SABEN lo que DEBE HACER un buen jefe. En alguna ocasión me pregunto si son igual de aplicados al EXIGIRSE lo que DEBE HACER un buen empleado.

Mirando por los diferentes blogs, donde también hablan sobre las notas de crédito y demás he visto muchas quejas sobre lo inútiles que somos los jefes COSA QUE NO NIEGO, pero nadie comenta que se escaquea en el trabajo, que utiliza recursos de la empresa para motivos personales, que se pasa media mañana mirando el marca.com, que prepara viajes en la oficina, que se lleva material de oficina para su casa, etc, etc, etc. “”

Suscribo bastante los comentarios anteriores que no he querido “maquillar”

A lo que debemos añadir en un ejercicio sano de autocrítica que esos “defectillos” nos afectan a todos… aquello de que “el que esté libre perder el tiempo, que de un paso al frente…” una vez me dijo alguien ante un comentario de un compañero al que ese Jefe quería excusar ¡todos vamos al huerto a mear..! tampoco consideré buena esa respuesta…

Conozco el pequeño mundo “pyme” de vital importancia en nuestra economía, muchas de estas pymes todavía estás dirigidas por sus fundadores, self-man hechos en la trinchera, no han seguido ningún manual, ni han asistido más allá que algunas charlas, han liderado, y muy bien sus empresas, con estilos que ha veces son calificados con nota baja: autocráticos, paternalistas, muy en “primera persona”, estilos, sin duda, eficientes… luego la pequeña empresa crece, se incorporan mandos intermedios a funciones directivas… ni tan siquiera nos dieron ese mensaje de “mientra os afeitáis y os ponéis la corbata, no dejéis de repetir: ¡soy un director, soy un director! la formación directiva ¿? escasa y autodidacta, incluso el “cada maestrillo tiene su librillo”… creo que falta mucho por hacer en la PYME en cuanto a formación directiva, no todos estamos suficientemente preparados para ejercer esa tarea, podemos ser buenos especialista: comerciales, financieros, ingenieros etc… pero al focalizar en trabajar con personas, construir equipos, desarrollar a nuestros colaboradores pues, sinceramente, ¡¡ NECESITAMOS MEJORAR !!

Importantísimo, además de la pedagogía necesaria en las organizaciones, conviene, siempre, que el BUEN EJEMPLO es el mejor de los mensajes.

La riqueza y el desarrollo de las empresas no está tanto en el capital y medios de producción como en el talento y el trabajo de las personas

Un vídeo, seis minutos, pero que invita a reflexionar… se trata de salir del manido debate “malos jefes, malos empleados…” para pensar en, superando las barreras que nos separan, llegar a MEJORES EMPRESAS, MEJORES EMPLEADOS Y MEJORES JEFES…

¿SON IMPORTANTES LOS PEQUEÑOS DETALLES? micromagnagement

Ayer, mientras después de hablar de “postureo” me acordé de otro término relacionado con la raíz, postura, y que quiero llamar “tomar postura”, definirme, dar a conocer lo que uno piensa al respecto de temas relevantes y que nos afectan… no se trata de estar siempre diciendo lo que la otra persona quiere oir, a veces son posturas que resultan encontradas, quedar siempre bien, además de complicado es insano para nuestra propia salud mental.. decía de ayer… me llegó un comentario de ¿alguien? “mirar en Internet, copia y pegar sabemos todos”, cosa de la que discrepo bastante, recuerdo un profesor que me dijo que las cosas no han de aprenderse de memoria, pero si hay que saber donde encontrarlas y usarlas en el momento necesario y adecuado… a lo que podríamos añadir el “saber usarlas”, Internet además de sus múltiples ventajas nos ha donado tal cantidad de información que ya hemos inventado el término INFOXICACIÓN, de cualquier cosa encontramos en Google ¡¡ millones de entradas !! ¿copiar, pegar? si que es una ventaja, pero ahora viene el PEQUEÑO DETALLE (no es este el pequeño detalle al que me voy a referir) que hace que ese acto seamos capaces de añadirle algún valor: seleccionar la información, ubicarla en el contexto, “cocinarla” mezclando los contenidos y todo ello sin perder de vista el objetivo de a dónde vamos a dirigirla, nuestro público…

Por mi trayectoria profesional, soy algo veterano, por haberme movido en un tipo de empresa “pyme” y además por una curiosidad que raya lo enfermizo, me ha gustado saber de todo, ser multipuesto y a veces multitarea… “aprendiz de todo y maestro de nada” , eso ha hecho acumular cierta experiencia que a veces ayuda y otras no tanto, pero si que esa curiosidad de la que “presumo” me ha posicionado en vanguardia, solo quiero conocer cosas nuevas y me lleva a ser intransigente con los más jóvenes a los que veo algo acomodados ¡con la que está cayendo! ¿la formación? … pocas ganas, incluso sea necesaria para mantener tu puesto… mil y una excusas, justificaciones, algunas esperpénticas.. bueno, dejaré de “atacar” porque cuando criticamos a otros en el trasfondo, lo que hacemos es darnos bombo, importancia a nosotros mismos, pecamos, incluso de pedantes y de poco humildes… eso del rey tuerto en el pais de los ciegos, ¡otro pequeño detalle!

Ha llegado un artículo de José Miguel Bolivar, consultor artesano como el se define y experto en productividad personal que me ha inspirado este contenido y que se refiere al MICROMANAGEMENT y sus actores los “micromanager”
“El micromanager es uno de los especímenes de manager o gestor más frecuente en nuestras organizaciones. Se caracteriza por su particular habilidad para ignorar lo relevante y centrar casi toda su atención en los detalles más absurdos. Verlos en acción y recordar la frase «los árboles no dejan ver el bosque» es todo uno, ya que su falta de perspectiva y visión estratégica es acusada.”

A veces, a unos más y a otros menos, nos pasa que nos cuesta definir con claridad y concreción un «qué» y nos perdemos fácilmente en los «cómo», aún no le hemos dicho a nustros colaboradores el objetivo, el destino de lo que le estamos pidiendo y nos enfrascamos en los PEQUEÑOS DETALLES, tales como herramienta, fuente de los datos, si has de sacar una excel, o un power point con una letra determinada, los rótulos emergentes y bla, bla… en definitiva una pérdida de tiempo… y nadie explicó la razón del informe, ni que pretendemos conocer con el mismo… se hace y a veces, nada más se supo ¿o no era tan importante?

Cuando nos posicionamos en el “pequeño detalle” y sin saber si lo hacemos de manera automática, o por falta de confianza o por no se que razones, el practicar el micromanagement nos lleva a habitar paradigma del control, en lugar de managers nos situamos en posiciones de controladores y supervisores, situación que se puede “enriquecer” si todos somos fieles obedientes de las “órdenes” recibidas de la superioridad,
Llegados a ese momento, la innovación, el cambio tiene una gran resistencia, es muy complicado implantar acciones de mejora, “esto siempre se ha hecho así” la razón más oida…

Llegado este momento o ¿cuando pase la crisis? (yo me pregunto si no sería mejor cambiar y con ello la crisis pasaría antes, lo digo porque nunca sabemos cual va a ser ese último tren que nos lleve a ese territorio de “no crisis”, o mejor dicho, y si la realidad es esta y a ella debemos de adaptarnos ??? )

Queda mucho cambio por delante, queda mirarse al espejo (que sea plano) y decirse a uno mismo “yo puedo, yo quiero, yo lo hago” y de una vez por todas empezar desde la escuela a enseñarnos una familia es cosa de varios, que una empresa es cosa de varios, un pais es cosa de varios… y que esos VARIOS tienen que trabajar, interactuar todos juntos, con una estrategia, unos objetivos comunes y bla, bla, bla… lo que diría cualquier “vocero” en cualquier foro, pero que necesita ser practicado… ya sabemos los versos de Machado “caminante no hay camino, se hace camino al andar…” Peter Drucker ya lo dijo: «Los trabajadores del conocimiento tienen que gestionarse a sí mismos. Tienen que tener autonomía». Y desde esa autononomía bien liderada han de salir soluciones que “ataquen” lo IMPORTANTE, con los recursos adecuados y objetivos claros, y ¡claro que si! a la gente hay que pagarle para pensar, para comunicar más y bien, para hacer y para formar buenos equipos ¿o como se quiere ganar la champions? y no solo consiste en correr mucho, sino en correr bien… no sea que luego “ese” que está ¿andando? tu competencia, en un descuido, en un pispás te haga el gol….

Y con el partido en contra te entran las prisas, la ansiedad, las ventas se caen y entramos en lo urgente o mejor en el apresuramiento, ante esto, ya lo dice J.M.Bolivar “Cuando dedicas el tiempo necesario a pensar «qué» quieres y «para qué» lo quieres, generalmente ocurren dos cosas. La primera es que te das cuenta de que eso que inicialmente era tan importante no es realmente necesario y, por tanto, te lo puedes ahorrar. La segunda es que confirmas que sí es necesario, aunque para ello antes has tenido que identificar exactamente «por qué» y «para qué» es necesario. La ventaja de haber tenido que hacer esta reflexión es que luego te va a resultar muy fácil explicárselo a otras personas con claridad.”.

Los pequeños detalles deben ser dejados para después… y más aún sin haber definido la razón (por qué) y el objetivo (para qué) debemos poner el foco en saber identificar lo relevante y eliminar lo redundante, priorizar las acciones de mejora, seleccionar las de mayor impacto, invertir, sobre todo tiempo,

Gestionar menos y comunicar mejor, aprovechar y desarrollar el talento de las personas, potenciar su autonomía, definir y concretar los objetivos que ya les hemos explicado con claridad, hacer un buen ejercicio y práctica de la delegación.

Volviendo a ese mantra de “la empresa somos todos” debemos, más pronto que tarde, empezar a cambiar, abrir nuestras organizaciones a conceptos más de hoy, analizar todas aquellas filosofías, modelos que están funcionando y abandonar lo de “esto siempre se ha hecho así” y en ello entramos TODOS… para los derechos, si que tenemos claro que somos todos y, por desgracia y porque cuesta esfuerzo, para las obligaciones siempre esperamos que no afecten al “YO” o al “nosotros” y eso, perdonen, no es TODOS, cuando digo todos quiero decir: yo, tu, él, nosotros vosotros y ellos, en caso contrario no diría todos…

El alineamiento y la vinculación… vendrán solas …

Y un video (resumen) JOSE MARIA GASALLA sobre confianza y compromiso…

POSTUREO, REALIDAD, VAMPIROS Y FELICIDAD EN EL TRABAJO…

Toda regla tiene su excepción, dicen, pero ¿Qué pasa cuando las excepciones se van convirtiendo en reglas?

Ejemplos hay muchos, solo hay que prestar atención a lo que ocurre a nuestros alrededor: deterioro de valores, corrupción (… y tú más ..), gente tirada en las calles que solo generan indiferencia, agresiones etc.. esta cotidianidad ¿no acabará siendo esa regla?, bueno pero, necesariamente hemos de bajar el nivel a lo más cercano y cotidiano… a nuestro entorno..

Esta crisis está haciendo un daño ¿irreparable? en muchos aspectos, pero sobre todo hay un efecto patológico NEGAR LA REALIDAD, y que tal como definen los Psicólogos se da cuando vivimos situaciones traumáticas o muy dolorosas, se disparan, de manera inconsciente, los mecanismos de defensa psicológicos. El problema es cuando vivimos toda la vida sin querer darnos cuenta de esa realidad que nos rodea y dejamos de utilizar esos mecanismos de defensa, en algunos casos bajo el paraguas de un ¿optimismo positivo?, una y otra vez, la pared nos vuelve a la realidad y caemos en la frustración, ese bucle ciego… parece que todo, o al menos gran parte, está relacionado con el consumismo, que otros le llaman “EL SINSENTIDO COMÚN”

“Hemos construido un sistema que nos persuade a gastar dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos para crear impresiones que no durarán en personas que no nos importan” (Emile Henri Gauvreay)

Llegado este momento conviene aclarar algo que en lo de excepciones hechas regla ha de caber, no quiero que ninguna de las partes: gobernantes vs gobernados, empleadores vs empleados, estado vs funcionarios quieran tomar como arma arrojadiza para seguir echándonos la culpa y/o negando la realidad… lo del “SENTIDO COMÚN”, que debemos recuperar con urgencia, o esta crisis (valores, liderazgo, repito lo de sentido común…) ¡¡ NOS MATA !!

¿Realidad? … la que yo conozco, trabajamos en una empresa (por suerte), tengo una tarea, una responsabilidad por la que me pagan un salario ¿que antes ganaba más? cierto = REALIDAD… cualquier empresa organiza unos recursos (materias primas, personas, máquinas, dinero, conocimiento) los transforma en un producto que vende a un cliente (mercado) a cambio de un precio y como lo hace a crédito, corre un riesgo de no cobrar, además de otros riesgos… con el dinero recibido paga a los actores y de lo que le sobra, una parte se la gasta el dueño (accionistas) en lo que quiera (que para eso es suyo), otra parte la deja para ir reponiendo el deterioro del equipo industrial y YO le pido, que otro “trozillo” lo reparta a su gente para que estén más contentos y miren por la buena marcha del negocio, como si fuese algo más suyo y sigo añadiendo que no es que lo fuese (el negocio nuestro) es que ¡¡ LO ES !!… ¿como que lo es?… si, si… este negocio como cualquier otro es de todos los que “vivimos de el” los americanos, que parece que en esto de las empresas saben más, le llaman “stakeholders” El término agrupa a trabajadores, organizaciones sociales, accionistas y proveedores, entre muchos otros actores clave que se ven afectados por las decisiones de una empresa. Generar confianza con estos es fundamental para el desarrollo de una organización… o sea, para la buena marcha del negocio…

Bueno y ¿lo de postureo? ¿lo de negación de la realidad? a dónde nos lleva…

Definiendo “postureo” y aunque la RAE admitió recientemente (diccionario 2014), y en la definición:

“Dícese del conjunto de actos y actitudes con convergen en la consecución, o intento de acercamiento hacia un estatus social correspondiente a una categoría diferente de la persona que lo ejerce.”. (suena un tanto despectivo ¿no?)

Si que tiene otras varias definiciones (la mía. la tuya…) Podríamos calificar la palabra ”postureo”, como un término de nueva acuñación, y que hace referencia a las poses que se adoptan en determinados sitios o lugares, “postureo” es, en resumen, es hacer cosas más de cara a la galería que por una propia y verdadera motivación, es decir y hacer cosas sólo porque crees que es lo que toca”, y el mejor ejemplo, puede ser tener este Blog y escribir sobre lo humano y lo divino, y porque toda persona, incluido YO, ¡¡ tenemos necesidad y derecho a esos “minutillos de gloria” !! y aunque la necesidad de ser querido y aplaudido, la mayoría de las veces, nos lleve a pecar de pedantes y ‘Si los perros ladran, Sancho, es señal que cabalgamos’ que acabo de descrubrir no pertenece al Quijote… postureo en mi caso es hacer referencia al Quijote, parecer un entendido en esa materia porque tiro de frases del Quijote, y debo reconocer que aún lo tengo por leer, y que prometo hacerlo cuando tenga varios ratos libres… pero mi definición de “postureo” va más relacionada con la actitud que tomamos, con el rol, en ese momento en el que nos encontramos y dependiendo de quien nos escucha.. son más posturas de ¿quedar bien?.

Pues que a veces nos negamos a nosotros mismos la oportunidad de, si al menos no ser felices porque hemos puesto nuestras expectativas en solo lo material, si que nos dedicamos a AMARGARNOS LA VIDA, y lo que es peor, ayudamos a otros a amargarsela pero ¿como?… pues practicando eso de “meter el dedo en el ojo”, estar en el “hurgue” que diría J.Mota.. en la selección de lecturas para estas vacaciones estoy decidido a incluir a Rafael Santandreu, el de la “necesititis”, la “terribilitis” a ver si me ayuda a aterrizar y aclarar ciertos pensamientos que los vampiros emocionales me tienen con las “gafas sucias”, a veces en la soledad de mi fiel compañera – la bici – y otras oportunidades de ejercer la reflexión, ese ejercicio de empatía con las cosas, con los hechos, el intentar comprenderlos, el analizar que si bien las soluciones dadas a ciertos problemas, no son las mejores, si que han sido las menos malas que en ese momento se han podido aportar. Creo que no salimos de esto que en vez de crisis y lejos de filosofar con crisis = oportunidad, lo que no salimos es de una mala digestión, ¡ojo! no se trata de resignarse, de conformarnos, de rendirnos, de andar llorando, se trata de todo lo contrario: tomar tierra, admitir la realidad y ser conscientes de que aunque vayamos andando, aunque vayamos más despacio, muchos aún somos privilegiados: salud, trabajo, amigos, familia… y que volviendo la vista atrás, como el sabio, si vemos situaciones peores, lo único que se me ocurre es preguntarme ¿qué puedo hacer para que esto, eso y aquello mejore un poco? porque los orígenes, culpas y ¿soluciones utópicas? quizá nos sobran… y los cantos de sirena, y velas a Dios y otras al diablo, y mensajes, aplausos vacíos…pues también sobran, toca arrimar el hombro, pero de verdad… y no andar buscando “voceros”, gente que se queje en nuestro lugar… ¿eso se llamaba “tirar la piedra y esconder la mano”?

En el siguiente vídeo Rafael Santandreu, Psicólogo, nos da unas pautas para DISFRUTAR DEL TRABAJO, y si pasamos la mayor parte de nuestra vida de “despiertos” en el trabajo, nos acercamos a la felicidad…

ENFOQUE vs DISPERSION… IMPLANTACION

ENFOCAR Dirigir la atención o el interés hacia un determinado asunto o problema:
conducir la atención hacia un tema, cuestión o problema desde unos supuestos desarrollados con anticipación a fin de resolverlo de modo acertado.

DISPERSAR Distraer la atención o la actividad en múltiples direcciones:

Como siempre que uno recibe feedback de otra persona que tenga influencia sobre mi (amigo, compañero, jefe, conocido…), lo escuche -que no simplemente oiga-, medite sobre ello, puede ocurrir que reconozca y admita que el mensaje negativo puede ser convertido en POSITIVO si me pongo a trabajar en la mejora…

Hace no mucho, alguien me dijo que soy un buen generador de ideas, un buen investigador de soluciones pero un MAL PRÁCTICO, que tardo mucho en implementar esas soluciones o, lo peor, que desisto de ellas y las abandono… como siempre, el primer instinto es ponernos a la defensiva, podía haber puesto mil razones, señalar situaciones y personas que son “socios” de ese fracaso, incluso no estaría muy lejos mi interlocutor… encajé el golpe como un boxeador fajador y guardé el “recado” para mejor ocasión, para meditar sobre ello… para aplicarle la parte positiva “investigar soluciones” y diseñar el camino de la mejora que como toca desde lo personal a lo profesional, da para mucha ganancia…

La dispersión en las acciones tiene variadas y múltiples causas, es como un incendio con varios frentes, escasos recursos, nerviosismo y ansiedad por apagarlo.. no acabas de cerrar un problema y ya tienes tres nuevos abiertos, otras veces nos aplicamos en lo “cómodo” en lo que más nos gusta (procrastinación) y no dejamos tiempo a lo importante… si a ello sumamos que esta precipitación anula la necesaria planificación y nos lleva a la improvisación… mal ¡ muy mal ! a veces vislumbramos la necesidad de hacer ¿algo? y nos paramos a analizar… datos ¡necesito datos! esto nos lleva a la parálisis por el análisis, eso en lo que soy bueno, busco investigo, intento copiar… lo comparto, no veo feedback positivo, no veo acogida y ¿abandono?, nuevamente caemos en ese bucle ciego… crisis … volver a empezar… volviendo al símil de incendio con varios frentes… cuando uno ellos no puedes apagarlo, en lugar de insistir, te cambias a otro y a otro… por suerte el incendio no te ha devorado aún, es a veces ¿será el viento? más grande, pero tampoco lo has apagado…
Quiero llamar la atención, y no es excusa, hablo muy en primera persona, desde el YO, y yo no soy Robinson Crusoe, ni estoy solo en una Isla, formamos parte de una sociedad, de una Organización (empresa, grupo social, familia etc…) en el incendio estamos muchos bomberos, aviones, mandos, protocolos de actuación etc… que hay que combinar adecuadamente… lo fácil siempre es buscar ¿culpables?, ¿desorganización? pues, sin duda, que lo hay, de lo contrario ¡todo sería perfecto! y apoyándome en el pensador Javier Fernández Aguado y su “GESTION DE LO IMPERFECTO” voy a tratar de sacar alguna conclusión positiva, al menos para MI,

Javier Fernandez Aguado nos dice textualmente

” distingue entre dos tipos de imperfecciones: aquellas que de ningún modo pueden ser resueltas y aquellas sobre las que es posible actuar.

Ante la imperfección irresoluble, caben tres actitudes: enfadarse, pactar o aprovechar la oportunidad.

Mucha gente se enquista ante lo que no puede ser de otro modo. Unos pocos logran adaptarse. Los más inteligentes buscan salidas donde otros únicamente vislumbran obstáculos.

Ante lo resoluble, quien tiene luces más claras se esfuerza por priorizar. No todo puede ser enfrentado a la vez con vigor. Por mero sentido común, compensa elaborar un elenco de prelaciones para lograr que nuestro esfuerzo sea realmente eficaz.

La imperfección permea las organizaciones, desde afuera hacia adentro. Distingo así el entorno, el modelo estructural, el tipo de personas que crea el ecosistema, uno mismo, los clientes y la comunicación tanto interna como externa.

Con estos mimbres, y otros elementos conceptuales que ahora soslayo, pueden detectarse con claridad las fuerzas sobre las que seguir construyendo, pero también cuáles son las áreas de mejora que reclamarían mayor atención para conseguir que la organización trabajase mejor.

Al igual que los seres humanos deberíamos acudir para someternos a una analítica con frecuencia, las organizaciones también habrían de realizar periódicamente un chequeo. De ese modo se logra que los problemas no vayan a más. Si bien es cierto que algunas dificultades pueden diluirse con el paso del tiempo, otras se agravan cuando no se actúa sobre ellas.”

Me quedo con el último párrafo y más concretamente:

“” las organizaciones también habrían de realizar periódicamente un chequeo. De ese modo se logra que los problemas no vayan a más. Si bien es cierto que algunas dificultades pueden diluirse con el paso del tiempo, otras se agravan cuando no se actúa sobre ellas.””

Y suponiendo hecho el chequeo y detectados los problemas a los que aplicar soluciones debemos llegar al ENFOQUE (personal, profesional y ORGANIZACIONAL)

No trates de hacer más. Simplemente haz más de lo que funciona.

“En nuestra efectividad personal, el enfoque nos permite centrarnos en las cosas importantes, eliminando todo lo superfluo, es por eso que es clave. Por ejemplo, sirve para mirar más allá de las urgencias diarias y centrarnos en lo que es más importante para alcanzar nuestras metas; o dicho de otra manera, el enfoque nos sirve, primero para definir, y luego, para centrarnos, en nuestros objetivos de manera clara e inequívoca, tarea que normalmente no nos es fácil de llevar a cabo.” Jordi Fortuny

Pero, recuerdo que el incendio no lo apagas TU solo, por lo tanto, lo primero: debes enfocarte, y lo segundo y tan importante como lo primero: debes trasladar claramente este enfoque al equipo, (quedará pendiente lo del EQUIPO, definición, construcción y maduración) y lo que es obvio, tus acciones siempre deben estar alineadas con este enfoque.
A Liderazgo, le precede AUTOLIDERAZGO -liderarnos a nosotros mismos-, significa, sobretodo, tomar de decisiones, y el enfoque es clave para tomarlas de manera efectiva; si lo tienes claro, podrás discernir entre lo que hay que ignorar y en lo que hay que prestar atención.
Todo líder debe determinar lo que es importante, porque es donde el equipo focalizará la atención.
El ENFOQUE es una de las características clave del liderazgo efectivo e influye de manera determinante en:
La capacidad de tomar las mejores decisiones
La capacidad de captar y dirigir eficazmente la atención colectiva (Equipos, personas… toda la Organización)
Volviendo a lo personal toca a cada uno enfocar nuestra parcela, concentrar nuestras acciones en nuestra área de actuación y si todos actuamos con la misma idea, esfuerzo y pasión ¡seguro que ganamos la carrera, partido… conseguimos nuestras metas!
Como la cuestión inicial era “IMPLANTAR” y afectaba a mi “necesita mejorar” pondremos un video master class de la UPV que nos oriente:

DEL QUEJIO A LA QUEJA…

EL QUEJIO…

Voz lastimosa, motivada por un dolor o pena que aflige y atormenta. (RAE)

gemido, lamento, lloro, queja

Debo reconocer que soy ¿quejica? ¿gemebundo, quejicoso, jeremías, plañidero, llorón? y también bastante buen escuchador o ¿cotilla?, el caso es que he observado en carne propia dos “virtudes” en las que destaco: o me estoy quejando o estoy criticando situaciones, personas y todo lo que se menea… y ya de paso, reconozco que esto perjudica seriamente mi salud, no me deja disfrutar de la vida, la que me ha tocado vivir y en este momento tampoco puedo poner el mundo a mi conveniencia, ni como decía Mafalda bajarme… ¿y que más? pues como no soy Robinson Crusoe y vivo rodeado de gente que tiene los mismos síntomas: queja, crítica.. pues como que ¡no me gusta!… vale, pues cambia, me diría mi coach, ya…

Cada día, y bien tempranito, llego al “curro”, lo primero mirar el correo electrónico, ese maravilloso invento por el cual y como si de una marioneta se tratara, se empiezan a mover los hilos en forma de mensajes, se enredan, cada uno tira de un lado, unos más fuerte que otros y el muñeco, marioneta (YO) comienza el enredo de buena mañana ¿que hago? ¿canto? ¿bailo? muchas cosas, eran para ayer… ¿y me lo dices ahora?… pues nada, solo queda “patalear”, quejarse y como he dicho antes, no eres Robinson Crusoe, se lo cuentas al vecino, al amigo, al compañero ¡fíjate que putada!, el/los … ¡pues eso no es nada!, pues a mi… y eso un día tras otro, y varias veces al día, y con “quejicosos” distintos ¡jozú que agobio! y así ¿podemos poner pasión en nuestro trabajo? ¿y así podemos ser creativos? … ¡y así este partido no lo podemos ganar! claro, sigo quejándome y me pregunto, una y mil veces, ¿como puedo arreglarlo? … coach, psicólogo, psiquiatra.. ¿me voy de vacaciones? ¿y a la vuelta? recuerdo que Viktor Frankl tenía un remedio impactante, cuando llegaba un paciente a su consulta y comenzaba a dar su listado de síntomas, le preguntaba: ¿y no ha pensado Vd. seriamente en suicidarse?, arriesgada pregunta…

“Nunca debe el hombre quejarse de los tiempos en que vive, pues no le servirá de nada. En cambio, en su poder está en mejorarlos”, Thomas Carlyle

Bueno… ¡quejarse no sirve de nada! (porque quien puede mejorar la situación no te escucha…) lo único que podemos hacer es mejorar la actitud con la que nos enfrentamos a “los tiempos”… fácil de decir, pero ¿y de hacer?

Vivir instalados en la queja resulta cómodo. En ocasiones, incluso útil. No en vano, cuando nos quejamos buscamos que otros se encarguen de solucionar nuestros problemas. Pero también nos incapacita. Nos lleva a estancarnos en el problema, en la frustración que acaba en la amargura, en situaciones de estrés en lugar de llevarnos a construir la solución necesaria, y al hablar de ¿solución? la de “pasar” del problema que no puedes solucionar y dejar de quejarte, que no vale de nada… ¿realmente soluciona el problema o lo tapa?

Pero, si seguir instalados en el QUEJIO, es hasta patológico y pasar al barrio del “PASOTISMO” es, sin duda, mucho peor por los acelerantes que conlleva, ante cualquier contratiempo, podemos optar por buscar culpables, autoflagelarnos, quemarnos a lo bonzo, y caer en la trampa de la discusión, del victimismo. Pero también podemos tomarnos el espacio necesario para transformar la queja, la crítica y el juicio en una propuesta constructiva.

Los quejumbrosos…

“Quejarse es el pasatiempo de los incapaces…”

Antonin Artaud

Tal vez no podamos cambiar nuestras circunstancias, pero sí podemos cambiar nuestra manera de interpretarlas. Para lograrlo, tenemos que romper el patrón negativo de pensamiento que nos lleva a operar desde nuestras carencias. Y el primer paso para conseguirlo es aprender a valorar todo aquello que damos por sentado, o incluso analizar de forma serena y objetiva con todos los actores todas y cada una de las circunstancias que nos han llevado al momento y estado actual, valorarnos, valorar al otro ¿empatizar? y agradecer, sino el acierto, si el esfuerzo (somos un país poco dados al “good job”)

“El secreto de la felicidad está en aprender a valorar lo que tenemos y dejar de lamentarnos por lo que perdimos”, Anónimo

Tendemos a recordar más las veces en que cae con el lado de la mantequilla hacia el suelo. Ley de Murphy Es decir, que solemos quejarnos cuando esto ocurre, pero no solemos acordarnos cada vez que cae del lado opuesto. O incluso de cuando ni siquiera se nos cae. Se está pasando a la denominada ‘ley de Wurphy’. Y ésta se basa en una simple premisa: “Aprender a vivir el misterio de la vida con asombro, dándonos cuenta de que el simple hecho de estar vivo es, en sí mismo, un regalo maravilloso”. encontramos cada día cientos de detalles cotidianos por los que sentirnos profundamente agradecidos: vivimos en una casa, agua, comida, familia, amigos, trabajo ¿hay tanta gente que no lo tiene?

No hay mejor antídoto contra la cultura de la queja que la cultura del agradecimiento.
Si pasamos del desprecio al aprecio, de disfrutar de lo que tenemos y no sufrir por lo que deseamos, a veces utópico.. poco a poco iremos dejando atrás la infelicidad…

¿TIEMPO QUE NOS FALTA? … EL QUE PERDEMOS EN EL TRABAJO

Esta mañana me “desayuné” con el siguiente titular que publica EL PAIS el 27 de Julio de 2015:

“”Salir antes del trabajo es posible… si los políticos quieren””

Lo voy leyendo a la vez que escribo estas lineas… comienza con esas típicas comidas de trabajo, yo diria que este caso y por el contenido es más bien una comida de negocios… llegan a la oficina sobre las 17:00 y a “echar la tarde”, bueno, si ha habido buenos resultados se les puede admitir… se entra en temas muy “manidos” y esa afición de que “no es bueno que el directivo trabaje solo”… y le gusta ver a sus colaboradores hasta la puesta del sol o la hora de la cena…

De primeras debo aclarar que de forma general en mi ámbito de actuación se ha entendido con mentalidad bastante avanzada el tema de los horarios: entrada a las 8:00 salida a las 18:15 tiempo mínimo para desayuno y comida, tardes de los viernes libres… mirando el entorno, creo que somos unos privilegiados, aunque nos queda el “pero” jornada intensiva en verano, posibilidad de trabajo en casa durante una franja horaria, olvidar el que los horarios no siempre han de ser “todos por igual”

Queremos regulación pero como el tema dapara más de un post, procuraremos centrarnos en lo que importa ¿que hacemos con nuestro tiempo, con el tiempo de nuestros colaboradores?

Los datos que publicó recientemente la OCDE muestran que en España se trabajan más horas que en países del norte de Europa, con mayor productividad. Los datos que publica Eurostat hablan de una productividad de 32,1 euros por hora trabajada para el caso de España en 2013 frente al 45,5 de Suecia o el 42, 8 de Alemania. Es decir, trabajamos muchas horas, pero no necesariamente mejor. Más bien al revés, las experiencias de jornadas intensivas demuestran que el trabajador se concentra más y le queda tiempo para ocuparse de asuntos familiares, lo que a su vez reduce el estrés y el absentismo laboral. El barómetro del CIS de marzo de 2014 reflejaba que para el 45% de los españoles había sido difícil realizar sus tareas familiares debido al tiempo dedicado al trabajo varias veces al mes o a la semana. El 36,6% de los españoles dijo disponer de menos de tres horas libres al día.

Mi despertador suena a las 5:30 y llego a casa “normalmente” a las 19:00 ¿total de horas? creo que 13,50 horas, y sigo sintiéndome afortunado, pues el dormir poco lo dedico a tiempo para deporte, familia, lectura y poco más.

El entorno laboral, empresas, pymes de la zona, que conozco abarca jornadas maratonianas, el término “echar horas” está institucionalizado, las empresas cubren con sus plantillas las demandas y cuando llegan las puntas, antes de ampliar plantilla, amplían horario… suelen justificar la decisión de que la ampliación de plantilla implica más equipo industrial, no se plantean doblar turnos y opciones parecidas, por otra parte los trabajadores ven en este sistema una posibilidad de incrementar sus ingresos, quizá sea la pescadilla que se muerde la cola, más adelante debemos llegar al meollo: PRODUCTIVIDAD ¿que pasa con la fatiga? ¿rendimos igual? ¿tenemos la misma concentración? ¿estas macro-jornadas no son caldo de cultivo para los accidentes de trabajo?

¿Hemos dicho PRODUCTIVIDAD? Para empezar estos debates, entiendo, se hace necesario ampliar ciertos conocimientos básicos, entender los conceptos: valor, coste, competitividad… No hemos terminado de oir de hablar de re-estructuraciones, eres, bajadas de salarios etc… en la mayoría de los casos se han hecho los recortes de una forma “ligera” solo cumplir esa famosa ecuación: si se reducen los Ingresos debemos reducir los Gastos, si, pero no… no es suficiente, debemos mirar al componente VALOR:
¿Que paga el cliente?, con los recursos (personas) que nos han quedado ¿como podemos mejorar? ¿que procesos, que tareas añaden valor? y finalmente llegamos a lo que en LEAN llamamos DESPERDICIOS y de aquí al TIEMPO QUE PERDEMOS… claro mientras solo midamos el tiempo que transcurre desde la hora de entrada a la de salida = tiempo de presencia = PRESENTISMO… tiempo dará para abundar en estos temas, para nada reservados a empresarios, directivos, mandos intermedios, operarios o “curritos”, esto es tema que afecta a las empresas y al país, tenemos fama de ser poco productivos aunque pasamos en el trabajo más tiempo que otros países… ese tiempo perdido, mal que nos pese, no nos lo compran nuestros clientes… también hay más DESPERDICIOS… tiempo al tiempo… ya veremos cuando hablemos de las “distracciones” de las “interrupciones” y de las “organizaciones caóticas = organizaciones muy desorganizadas”

Seguiremos hablando del gobierno, empresas, empresarios y HORARIOS, PRODUCTIVIDAD… ¡ seguro que nadie estará de acuerdo ! y si no que se lo pregunten a ARHOE, a D. Ignacio Buqueras i Bach, José Luis Casero y a todos los que de alguna manera hemos oído hablar de racionalización de horarios, productividad, flexibilidad y COMPETITIVIDAD, tiempo para todo y para todos…
No es el tiempo que pasamos en el trabajo ¡¡ es lo que hacemos en el tiempo de trabajo !!